Celebraciones

EUCARISTÍAS

Cada curso presentamos nuestro lema Pastoral en la Eucaristía de inicio de curso. Es una celebración muy cercana, preparada por todos. Cantos que nos ayudan a profundizar con el sentido del mensaje de Jesús que es quien nos convoca y reúne.

En los últimos cursos han presido las eucaristías: Vicent Grau OP, hijo de nuestro pueblo de Alboraya y religioso dominico; Jose Vicente Olmos (Jovi) nuestro señor Cura de la Parroquia de Alboraya o Santiago Carbonell, el vicario. En algunas celebraciones hemos contado con los sacerdotes y religiosos marianistas de las Comunidades de Valencia (del colegio del Pilar) o de Burjassot (de la Parroquia San José Obrero). Vivimos la riqueza de la diversidad; nos recuerda que somos Iglesia. 

La eucaristía de inicio de curso es siempre una llamada a situarnos frente al curso que empieza y pedirle juntos a Jesús que esté con nosotros; que muchas veces solos, no sabemos enfrentarnos a los retos de cada día. 

Es también un momento de Encuentro con la comunidad educativa: alumnos, profesores, hermanas de la comunidad y en el centro, Jesús, que se vuelve comida para formar parte en el interior de cada uno de nosotros. ¡Qué grande!

EUCARISTÍAS CON LAS FAMILIAS

También celebramos a lo largo del curso algunas eucaristías en las que se invita a participar a nuestras familias. Principalmente las celebramos al principio de curso, en los tiempos litúrgicos fuertes y al finalizar el curso celebramos. Vivimos como una fiesta poner juntos la mirada en Aquel que es centro de nuestra Comunidad educativa: Jesús. Estas eucaristías nos ayudan a presentar las situaciones difíciles de nuestros compañeros; pedirle a Jesús por aquellas familias que pasan momentos difíciles… María, madre de Jesús y madre de todos los cristianos acompaña también nuestras celebraciones. Nos gusta cantarle: “Madre de Dios, danos el Espíritu de Amor, danos la fuerza que nos lleve hasta Jesús”.

EUCARISTÍAS MARIANISTAS

Celebramos la “semana de los Fundadores”. En realidad no es una semana de 7 días, sino un espacio de tiempo que iniciamos en el día 10 de enero, día en que recordamos en Aniversario de nuestra Fundadora: Beata Adela de Trenquelléon, hasta el día 22 de este mismo mes en que recordamos el fallecimiento de nuestro Fundador: Beato Guillermo José Chaminade. La Eucaristía de Acción de Gracias por nuestros Fundadores centra en este tiempo el momento más intenso de esta semana.

El 25 de mayo es la fiesta que celebramos con mayor fuerza en nuestro colegio. ¿Por qué? Porque fue un 25 de mayo del año 1816 cuando fue fundada la congregación de las Hijas de María Inmaculada (Marianistas). Nuestro carisma, nuestra identidad nos lleva cada 25 de mayo a unirnos también en torno a la mesa de Jesús para darle gracias por la vida de las religiosas Marianistas. Nos gusta escuchar en esta celebración el evangelio de las Bodas de Caná (Jn 2, 1-12) donde de voz de María escuchamos: “Haced lo que Él os diga”.

 

 

 

 

 

 

 

CELEBRAMOS EL PERDÓN

Prepararnos en los tiempos litúrgicos fuertes de Adviento y Cuaresma nos invita siempre a celebrar el gran regalo del Amor: el Perdón. Es un sacramento muy íntimo, cercano, de tú a tú con Jesús. Preparamos esta celebración en la tutoría. Muchas veces nos ayuda a reconciliar tensiones que existen entre nosotros  producidos por los roces de la convivencia diraria. Es un primer paso muy enriquecedor que nos devuelve con un interior más fortalecido. Después aquellos que quieren vivir más a fondo esta Fiesta con Jesús bajan en grupos reducidos a la Capilla del colegio. Allí les esperan los sacerdotes que vienen expresamente a celebrar el Sacramento del Perdón. Siempre hay un clima de oración en la Capilla del colegio, da gusto quedarse allí: escuchar la música de fondo, leer el interior de uno mismo/a y confrontar en el interior con Jesús, experimentar la alegría del Hijo Pródigo, que con solo ver de lejos que el Padre le espera, vive emociones internas muy profundas; es todo un regalo. 

No se admiten más comentarios