Lema del curso 2015-2016

Un  curso escolar es un gran proyecto que se hace realidad con la suma de muchos pequeños proyectos de diferentes tipos, pero todos ellos unidos por una clave común

La música de fondo del curso 2015-2016 es la de la celebración de los 200 años de la Fundación de las Religiosas Marianistas. Inauguraremos el Bicentenario el 25 de mayo de 2016. Adela de Trenquelléon, nuestra fundadora, se empeñó en hacer realidad un Proyecto, ella lo llamaba “El querido proyecto”, era lo que más quería y para lo que vivió toda su vida. El querido Proyecto empezaba por ella misma: llegar a ser la mejor persona posible, y esforzándose por ser cada vez mejor, crear lazos de amistad con otras personas para que también llegasen a ser lo mejor de sí mismas. La clave de una amistad así está en el corazón. Querer ser siempre mejor y querer lo mejor para los demás ¿Cómo se hace esto? Y… ¿Qué clase de persona es la mejor?

Para Adela el modelo es muy claro: Es Jesús y es María. Hay que parecerse a ellos, ser como ellos.  Jesús es el AMIGO con mayúsculas. María nos acerca a Jesús y nos ayuda a parecernos a Él.

El “Amigo Marianista” que hay en el mural de cada clase nos hace ver que:

  • “Lo esencial es lo interior”, como decía el Padre Chaminade. La verdadera sonrisa viene de dentro, del corazón. Nuestro proyecto es cuidar nuestro corazón y huir de la superficialidad y la trivialidad. Es muy fácil distinguir a quien nos sonríe como amigo de quien se ríe de nosotros.
  • Una mano agarra con fuerza la “clave del corazón”, y no la suelta. Hay cosas que no se pueden dejar nunca. La clave es que demos esta mano y agarremos fuerte a Dios; a veces, cometemos el error de soltarlo y olvidarnos de Él… y así nos va. El proyecto pastoral de este curso nos pondrá siempre en una mano el Evangelio, la oración, celebraciones del perdón y de la eucaristía… Es frecuente ver gente cansada y agobiada, quizá porque no sabe organizarse y se le llenan las manos de estorbos.
  • La otra mano es también fundamental: grande, abierta, generosa, solidaria, trabajadora… en definitiva una mano amiga. Ser mejores personas es saber emplear bien nuestras manos. El proyecto educativo marianista se construye con manos fuertes, dispuestas, entregadas, firmes y cariñosas. Quedan prohibidos los puños cerrados, los dedos que señalan, las bofetadas, los gestos ofensivos y todo lo que no sea echar una mano y tratar con cuidado las cosas y a las personas.
  • Al “Amigo Marianista” se le conoce a la legua por la M, es decir, porque cuenta siempre con María. En nuestro proyecto está conocer mejor y querer cada vez más a María, nuestra Madre. Ella nos ayudará a crecer como personas para ser como Jesús.
  • En la bolsa de Proyectos hay muchas buenas ideas, las vamos a ir desarrollando a lo largo del curso. Son Proyectos Cooperativos, es decir, no saldrán si cada uno no pone de su parte sus mejores actitudes y cualidades. Este es nuestro “Querido Proyecto”, el mismo de Adela, poner todo nuestro corazón y nuestro empeño para multiplicar el bien a nuestro alrededor.
  • ¡Hay que ponerse en marcha! Así que, no olvidemos las botas, para caminar con comodidad y seguridad en los trayectos cortos y largos. El “Amigo Marianista” recorre la distancia que haga falta, hasta el fin del mundo si quiere, porque en todas partes hace falta la Buena Noticia y hacer el bien.

¡Feliz Curso 2015-2016!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.